Venado de las Pampas

Nuestra meta es asegurar la supervivencia a largo plazo del venado de las pampas en la provincia de Corrientes y promover su retorno al interior del Iberá, reintroduciéndolo en áreas donde se extinguió en tiempos históricos.

Situación actual del proyecto (actualizado en enero del 2014): El Proyecto cuenta con una reserva de 535 ha dedicada a la preservación de este cérvido en el interior del área actual de distribución en los bañados del Aguapey, aledaña a la Reserva Natural Iberá. En esta reserva se suelen ver entre 20 y 50 venados habitualmente, los cuales entran y salen a campos ganaderos vecinos. En el interior del Iberá se ha establecido una nueva población (la quinta del país) en la reserva de San Alonso de 10,000 ha, la cual está compuesta actualmente de 39 a 40 ejemplares: entre los que se incluyen 15 animales adultos translocados y al menos 24 ejemplares nacidos en el nuevo lugar. Viendo este éxito, para el 2014 se espera poder establecer las bases de una nueva población en la zona cercana a Colonia Carlos Pellegrini.

El venado de las pampas en Corrientes:
Un monumento natural amenazado

Hasta principios del siglo XX, el venado de las pampas (Ozotoceros bezoarticus) era uno de los mamíferos más abundantes y característicos de los pastizales naturales del norte y centro de Argentina. Crónicas narradas en la centuria del 1800, cuentan que los venados se contaban por miles en las extensas pampas argentinas; pero el vertiginoso proceso de transformación de su hábitat natural en campos ganaderos y de cultivo, iniciado a fines del siglo XIX, ha dejado al otrora “rey de las pampas” prácticamente sin un lugar donde vivir.

En la actualidad se considera que quedan unos 2,000 ejemplares de esta especie repartidos en cuatro poblaciones relictuales y aisladas situadas en las provincias de Buenos Aires, San Luis, Corrientes y Santa Fe. La población de venados de Corrientes es la mayor del todo el país para la subespecie O. b. leucogaster, la cual cuenta con unos pocos ejemplares en Santa Fe, pero no en las otras dos provincias. Como reconocimiento de su importancia, la provincia de Corrientes declaró al venado como Monumento Natural Correntino, lo que implica tanto la protección de los animales como de su hábitat.

Poster de difusión del proyecto

 

Venado de las pampas macho

Estudios sobre los venados de las pampas en la provincia de Corrientes muestran una distribución limitada a las áreas de pastizales ubicadas entre las lomadas arenosas que bordean a los esteros de Iberá y los bañados del Aguapey. El problema es que esta zona ha sido elegida por la industria forestal como área prioritaria para el establecimiento de plantaciones de pinos exóticos, lo que está haciendo que el hábitat de los venados desaparezca muy rápidamente. En otros casos, la presencia de perros y una alta carga ganadera pueden espantar a los venados de un área. A esto habría que añadir algunos casos de cacería furtiva que todavía se dan en la zona.

Si estos procesos siguen avanzando de la manera desmesurada en que lo han hecho en estos últimos años, podrían llevar a la desaparición total del hábitat de la especie en Corrientes en un tiempo no muy lejano. No sería la primera vez que algo así sucede en la provincia. A finales del siglo pasado ya se extinguió una población de estos venados que habitaba los alrededores de Concepción por causa de la llegada de plantaciones de pino y eucalipto.

Mapa del área de distribución del venado de las pampas en Corrientes,
que muestra el avance de las plantaciones de pinos exóticos y los lugares
donde hemos avistado ejemplares de la especie entre 2006 y 2009

¿Cuáles son los objetivos de nuestro proyecto?

Nuestro proyecto combina acciones de conservación in situ de la población de venados ya existente en la zona del Aguapey con otras destinadas a restaurar parte de la distribución original de la especie en el interior de la Reserva de Iberá. En el primer caso el objetivo es asegurar la permanencia de, al menos, un núcleo poblacional de venados en su actual área de distribución. Como segundo objetivo se busca establecer, al menos, una población de venados de las pampas dentro de la Reserva Provincial de Iberá que sirva para incrementar la distribución de la especie en la provincia y asegurar su supervivencia a largo plazo.

Crías de venado nacidas en la nueva población creada en el Iberá junto a la madre de una ellas

¿Cómo Estamos Trabajando?

Los objetivos, acciones, metodologías y plazos relacionados con la recuperación de la especie en Corrientes están detallados dentro del "Proyecto de Conservación, Rescate y Restauración del Venado de las Pampas en la Provincia de Corrientes" (pdf), el cual viene siendo desarrollado por CLT y Flora y Fauna Argentina con la colaboración y autorización de la Dirección de Recursos Naturales de Corrientes.

Desde el año 2006 estamos realizando censos periódicos destinados a estimar la distribución precisa y la abundancia de la especie en la región del Aguapey. De manera simultánea se han desarrollado actividades de promoción y sensibilización de la necesidad de conservar la especie, entre las que se incluyen conversaciones y reuniones con los dueños y el personal de estancias, diseño y difusión de folletos, posters, almanaques y DVDs educativos, e incluso la realización de una obra de títeres.

Censando venados en la región

 

Veterinarios trabajando con venado

Uno de los grandes hitos del proyecto ha sido la compra por parte de Flora y Fauna Argentina de un campo de 535 ha para crear la reserva Guasutí Ñu (campo de venados en lengua guaraní), siendo ésta la primera área protegida dedicada fundamentalmente a la conservación del venado en la región del Aguapey.

En el año 2009 un equipo de veterinarios y biólogos de Argentina y Brasil realizó la primera captura y translocación de venados de las pampas en Corrientes. Ésta sirvió para restaurar una población de la especie en la reserva San Alonso, la cual cuenta con 10,000 ha de pastizales de primera calidad, es propiedad de CLT y está situada dentro de la Reserva Natural Iberá. Este grupo de venados vendría a constituir la quinta población de la especie en el país y multiplicaría por cuatro el área de reserva estricta dedicada a su conservación en la Argentina.


Más información: